Archivos Mensuales: octubre 2012

Disparidades

He de aclarar antes de dar paso a los cortos. Tales relatos no poseen relación alguna y son publicados en un mismo post sólo por la característica de ser disparidades y por la intención de mantener un flujo simple entre las publicaciones. Entiéndase  ‘un post para una única frase no es adecuado según mi psicótica manera de ser’. Sin más les dejo leer.

Sigue leyendo

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , , ,

Sonata de la Muerte

¿Es la música la más bella de todas las artes? Preferiría llamarle sublime, imponente, arrasadora… encantadoramente destructora.

 

Comienza su anuncio, el suave trinar de una oscura arpa. Un sonido leve, soberbio, casi inaudible para tus oídos; pero logra adentrarse en tu ser, embistiéndote con su elegancia. Sabes lo que ha de venir, y tu antes valiente corazón ahora palpita como un temeroso y ansioso ritmo de batería. Le sientes en ti, aunque no quieras.

¿Qué es eso? ¿Has imaginado aquél excepcional tecleo de piano? No, el sonido es decidido, fuerte, inafectable. Un piano sombrío que, incómodamente, se empecina a hacer de ti un mar de temblores. ¡Oh, querido piano! ¿Por qué ha de ser su fruto un maquiavélico rumor que logra ponerte nervioso? Tiemblas. Escalofríos son, los que se debaten por el control de tus únicos movimientos. Y tu tez, ahora tan pulcra cual porcelana, se eriza, cuando percibes el sinuoso gemir de un violín triste. Son suaves sus quejidos ¿Por qué? ¿Por qué está triste el violín? ¿Sabe acaso de un futuro que tú sólo llegas a suponer?

El arpa sigue allí, poco latente. Escondida, cobarde, ahora menos audible. Era ella la que menos desasosiego te daba, ¿Por qué quiere irse entonces? ¿Por qué ha de dejarte solo?

La batería retumba con más fuerza que antes. ¿Un crescendo, lo que atinas a oír? ¡Sí que lo es! Aunque todo sube con  lentitud, en contraste al sol poniente que se pierde en las montañas. Aquel no es estrella de la noche. Aquel no quiere ser testigo de la obra.

Están intentando asustarte ¡Y lo están logrando! La batería te aturde, el piano te intimida, el violín te atormenta, ¡¿Por qué?! ¡¿Qué quieren de ti?!

¡No es justo! ¡Que te dejen en paz! ¡Que paren! ¡Quieres que se detengan! ¡YA!

Estás aterrado. Quieres huir. Quieres esconderte, pero no puedes. Sabes que no puedes, porque incluso en la oscuridad ellos pueden verte. Entonces te dejas caer, acurrucándote, pidiéndole con voz trémula al invisible intérprete que te deje en paz. Quieres que se acabe. Ansías que el crescendo termine. No soportas la melodiosa pero macabra pieza…

 

…Que es cada vez más fuerte. Más rápida. Más desesperante. Alta, más alta ¡MÁS ALTA!…

 

¡LA TROMPETA! ¡LA TROMPETA SUENA! La sientes estallar en tus oídos. ¡No soportas el dolor! Crees que la esporádica, ruidosa trompeta, te ha roto los tímpanos. Y te das cuenta que ya no escuchas sonido alguno, ni siquiera el de tu propio palpitar. ¿Te ha dejado sordo la trompeta o la música, incluido el ritmo de tu corazón asustado, ha sido absorbida por la oscuridad?…

Y le ves. Y quisieses no haberlo hecho.

Allí está, su traje, tan oscuro y misterioso como el universo, ondeando levemente al viento, fundiéndose con la trágica noche. Ahora tampoco sientes tu corazón. No, no puede ser verdad. La esquelética mano que blande una esbelta hoz no puede ser real.

Pero sabes que si lo es. Eres, esa noche, protagonista de su cosecha.

¡¿Lo has oído?! ¡Es el violín, de nuevo!, y llora, llora desconsolado, desgarradoramente agonizante, llora con rapidez, con furia, cuando el misterioso traje se acerca a ti. ¿Ha salido un ruido de tu boca? ¿Un grito que se disuelve en el llanto de la cuerda? Sí, ¡SI HAS GRITADO! porque vuelves a escuchar al piano burlarse de ti. Porque el arpa suena encantada para el traje. Porque la batería marca tu fin.

 

Gritas nuevamente. Gritos llenos de terror, porque, mientras vez la hoz empezar su trayecto, te das cuenta que has escuchado la sonata de la muerte.

Etiquetado , , , , , , , , , , ,

Con cuchillo en mano

Con cuchillo en mano, a veces juega uno a ser dios. Tener la decisión entre la vida y la muerte de determinado individuo provee  a cualquiera de una sensación de placer rallante en lo erótico; sabiéndose uno lleno de poderío, Juez, Jurado y Verdugo.

Matar es un deleite que pocos se atreven a conocer. Ignorantes, desconociendo la versatilidad que el término ‘muerte’ profiere. Soy un hombre de verbo y de acción, y afirmo que por la palabra es posible darle fin a la esencia vital de una persona. Sin embargo, he  de admitir; entre muerte verbal y física, el placer que brindan son incomparables.

Y es que, ¿Para qué seguir cayendo en tecnicismos? Directo al corazón. Con cuchillo en mano, juego a ser dios, atesto el ataque, apago el motor. Es mejor que un orgasmo, el ver cómo sufren mientras se va drenando su vital líquido rubí. Mientras, respirando, exhalan los últimos segundos de su vida terrenal. El olor a óxido fuerte, indetenible; la sangre esparciéndose, indomable.  El cuchillo, más personal que la bala, más cercano, más certero. La víctima se vuelve más tuya del arma de fuego, se vuelve más tuya que de tu socia, la muerte.

Con cuchillo en mano, juego ahora a ser Dios.

Y vaya si es encantador.

 

 

Sigue leyendo

Etiquetado , , , , , , , ,

A la mañana siguiente

Desperté y  le vi allí, durmiendo plácidamente entre las sábanas de mi hogar. Supe entonces que le amaba, y que ya no había vuelta atrás.

Etiquetado , , , , , , , , , , , ,

Indisciplina

Tengo una mente extremadamente dispersa. Me distraigo con gran facilidad. No trasncribo los escritos que he de trasncribir.
La cuestión, además, recae en que los escritos que tengo prefiero guardarlos hasta próximo aviso (Léase: hasta corroborar la existencia de cierto concurso necesito mantenerlos como inéditos)
Sin embargo, tengo varios párrafos sueltos que desean ser leídos, tanto por fantasmas como por los que no lo son tanto.

Así que, quizá haga entradas con varios temas dispersos que hagan honor a mi desesperante forma de ser.
Si, es probable que lo haga. Algunos no van a tener sentido alguno para los lectores, a menos que sepan la naturaleza de ellos -y para saberlo, primero habrían de hablar conmigo para conocer el origen(Historia principal) de donde desembocan-

Algunos son personajes hablando. Algunos… más personajes hablando. Personajes cuyos nombres no brindaré por mantener su privacidad hasta que su Historia principal surja a flote.

En fin.
Supongo que llamaré a esos posts ‘Disparidades semejantes’ . Ajá, ajá.

Etiquetado , , , , , , ,