Archivos Mensuales: enero 2015

Disparidad 15

Bella noche, queridos.
Haciendo catarsis con rayas y letras, que son más rayas.

 

ResignarseesVeneno

 

♦♦♦

Resignarse es veneno. Se entrega uno a la aceptación forzada, a una costumbre sin sabor que es opresora de la expresión, y uno se va perdiendo entre tanta mierda. Resignarse es veneno, pero vaya si es complicado seguir poniendo la cara cuando se empecina todo lo demás en venir como balas a atravesar el cuerpo y dejarlo sin intención ni motivación. Una vaina fuerte, intentar tan sólo seguir luchando, porque la resignación se abalanza y atosiga, mostrándose como única opción.  Y lo ponen a uno entre la espada y la pared, porque te dicen que luches, pero también te dicen que esperes, que dejes ir, que te resignes a la imposibilidad del hacer. Es absurdo. Es una trampa. Y uno cae en el ciclo de hacer mucho y de hacer nada, enterrando sentimientos de culpa que germinan en la mente con raíces profundas y fornidas, no dispuestas a dejarse arrancar. Luchar-aceptar-olvidar. Resignarse. No poder. Volver a intentar. ¡Ya no más! ¿Es que no me pueden dejar en paz? Siempre lo mismo. Yo no me quiero envenenar. Y sin embargo es dificilísimo rechazar el respiro certero de la resignación. Y se pierde uno en su momento de falsa calma. Y se acostumbra uno a tener nada. Nada. Nada. Nada. Más que el veneno que se apodera de todo y sumerge hasta que ya sólo queda la nada. Nada. Nada. Nada.

♦♦♦

Terapias, terapias.

Volveré pronto, espero.

-Fernanda

Anuncios
Etiquetado , , , , ,

Disparidad 14

Noches, fantasmas.
Llevaba un buen tiempo sin publicar, y otro tanto sin montar disparidades. Les dejo dos pensamientos que se explayaron en las hojas de mi cuaderno y que alcanzaron la meta de ser transcritos y publicados. Ñoñerías, como siempre, que amo leer de vez en cuando.

♦♦♦

Está volviendo, como siempre. Es un ciclo, lo he descubierto, y por más que lo intento, no hay manera de evitarlo. Todo regresa, el dolor, una somera angustia que se aloja en el centro de mi pecho y me va desmoronando indiferencia tras indiferencia. Incluso después de vibras maravillosas; de risas, de satisfacción, esta pena vuelve y yo la recibo afanada con la esperanza de que, si la expreso rápido, tal vez se vaya pronto. Pero qué ilusa puedo ser, si soy consciente del retorcijón en el pecho que siempre permanece, a veces simplemente dormitando,  a veces rugiendo,  atemorizándome. Me harta en ocasiones. Yo quiero dejarme sentir, es lo adecuado para procurar mantener un equilibrio, una sanidad, una somera cordura. Pero maldita sea si me jode tener que atravesarlo cada tiempo en tiempo. Me jode querer llorar a moco tendido y creerme desolada, abandonada. Me jode porque sé que así no son las cosas, pero el inconsciente se empeña en desestabilizarme, en convertirme en una mártir. Me jode llorar por irrealidades. Me jode ponerme triste así, de esta manera. Me jode mucho llorar por vos. Estoy cansada, hastiada, enferma  de llorar por vos. Y sin embargo no me niego la experiencia, porque sé que me limpia, aunque no quiera, como cuando se rehúsa uno a hacer algo para después darse cuenta que era lo mejor en el momento. Entonces acepto este ciclo, pero me perturba, me enoja, me desespera, ¡me enloquece!  Y me hace crear y luego me hace amar. Tal vez, también, amarte más.

Y luego vuelve a comenzar. Es una cosa de nunca acabar.

 

♦♦♦

Es curioso que las almas más alegres sean también las más tristes. Que el equilibrio de la naturaleza continúe perpetuándose incluso en la psique. Que uno no pueda ser del todo feliz  porque la melancolía está siempre presente, aunque uno no la invite. Vaya juego de balanzas, vaya capacidad emocional. Uno  poder reír a carcajadas un día y al próximo sentir la pesadez de una bruma pesimista inundando los pulmones, y ser consciente de que sucede. De que el odio de ayer, hoy es no más que un susurro casi mudo para unos oídos casi sordos. Ser consciente  de un millar de cosas que van pasando, que se asimilan, se equilibran y se pierden entre un mar de recuerdos. Jode tanto ser consciente. Por eso las personas parecen preferir quedarse en la ignorancia, el refugio que convida lo conocido. La felicidad. Tontos, como si verdaderamente pudiesen apreciarlo sin conocer algo más con qué compararlo. Estoy exhausta. A veces quisiera hacer como ellos  y olvidar que soy consciente. Olvidar y entregarme a una falacia que me mantenga con una sonrisa pintada y unos ojos brillando. Pero no puedo, joder que no puedo. No logro concebir la idea de interrumpir mi flujo de pensamientos para proponerme una alegría que no pasa de una onírica realidad. No puedo evitar pensar, al fin y al cabo. Brotan los pensamientos y se me desbordan y me opacan y me ahogan. Pero luego se van, se van, parten y me dejan respirar, y puedo experimentar, por momentos, lo que llamamos felicidad. Lo prefiero así. Prefiero retorcerme, destruirme, obligarme a la no existencia momentánea y resurgir, teniendo la oportunidad de saborear ínfimos instantes de alegría que, sin la tristeza, probablemente no serían tan caramelizados. Prefiero ser consciente a que me sea vendida una realidad utópica de la que luego me pueda ver arrebatada y no sepa ya cómo sobrellevar un fatídico despertar.

 

♦♦♦

Desahogos, desahogos. De paso, feliz año, buenas vibras para todos.

Etiquetado , , , , , , , ,