Archivo de la etiqueta: Ella Escribe

Rouge

Rouge es una nueva serie de ilustraciones que estoy haciendo para una posterior exposición que quiero realizar el próximo año. Siempre había querido trabajar ilustración y un texto que se hiciesen compañía, pero no lo había logrado…ejecutar, por así decirlo.
Así que sin más, esta es la prueba, a  ver qué tal me va conmigo como crítica. Espero sea de su agrado.

 

♦♦♦

Numb

Aquí estás de nuevo, vieja compañía.

No me extraña que hayas vuelto, tu vuelo eterno irremediablemente te trae a mis brazos cruzados, ojos cerrados. Ay, maldita la idea de necesitarte, niebla tan densa que me desaparece de este mundo donde los oídos son sordos y las bocas sueltas. 

No creas, me deleito con tu presencia, pues es contigo – y en ti – que logro siempre explotar esto que llevo dentro y que disfruto al volver a verlo o a leerlo.

Pero… cuando te quedas más de la cuenta, me haces daño.

Me hundo en tu ser y olvido que eres sólo una visita pasajera.

No recuerdo lo bueno, ni las alegrías, ni las risas, ni los roces. Y me sumerjo en una nada que me atrapa y fastidia. Porque es como si, de pronto, ya no sintiera. Como si mis labios no pudiesen fruncirse o estirarse. Como si mis ojos ya no pudiesen expresarse.

Y entonces me voy resquebrajando en diminutos pedazos de mi todo hasta esparcirme entre ti, niebla, y dejo de existir, sólo para volver a ser cuando tú te aburres de mí.

 

♦♦♦

Se siente raro, pero está bien. Ahí vamos.
Hay algunas otras cosas que les estaré presentando pronto, fantasmas,  ahora que mi mente está activa en cuanto a letras se refiere.

Fernanda

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , ,

Un bonus

Mejor no pensar en el último interrogante, aunque irremediablemente pueda resultar cierto.

Recientemente, fantasmas del pasado me han visitado. Han llegado ligeros y tranquilos, en son de tregua, vengo sólo de paso. Los he recibido sin reparo, cordial, aunque el cariño no se asoma por entre las hendiduras, pues la nostalgia ya no adorna sus pasos. Cuánto había pasado, se me hace increíble el pensar que hubo años de por medio antes de que el contacto se hiciese concreto. Me sorprendo al encontrarme desprendida de sus recuerdos, de no vislumbrar melancolía meditabunda en mi fuero interno. Tal vez sea también porque los fantasmas no llegaron con ánimos de drama e histeria sino de entablar tertulias que otrora desvelaban mi mente. Y sin embargo, me surge un sin sabor en el alma al saber que ni para bien ni para mal estos espíritus logran causarme un cambio. ¿Han perdido ya todo su poderío? ¿O simplemente he sido yo la que ha adquirido más control? Pensar que en tiempos pasados hubo risas y sonrisas, lágrimas y llantos, generados por estos compañeros lejanos. Y entonces, mientras procuro ser cortés con un espíritu que pronto partirá de nuevo, se me crea el interrogante que empieza a interrumpirme los sueños. ¿Será que tu, también, te convertirás en un fantasma cuando llegue el momento?

Ni vale fijarme en redacción, fue algo que salió y que como esté, debe ser.

Fernanda

Etiquetado , , , , , , , , ,

Disparidad

Una sola que surgió sin ser llamada, pero tal vez a tiempo.

Y entre esta  timidez digo que… bien sé que no fue amor, ¿cómo podría? Pero si las casualidades hubiesen sido diferentes… tal vez, sólo tal vez, lo habría sido.

♦♦♦

♦ A veces empiezo a escribir sin saber con certeza lo que quiero plasmar sobre mis folios. En meses pasados, las palabras fluían rápidas y enamoradizas, encantadas por la idea de tenerte cerca, de llegar a ti y acariciarte entre versos y sílabas. Ahora simplemente  no estás, y el río que antes existía se ha transformado en un lago… plácido tal vez, pero inmóvil, casi muerto, como si ya no pudiesen acceder a él sentimientos de antaño que en su momento lo volvían caudaloso, exuberante; incluso en ocasiones furioso, tempestuoso, inagotable. Dolió tanto, en su momento, observar desde fuera y desde dentro cómo el lago se iba formando, matando poco a poco al río. Dolió tanto, saberte lejos, tanto que por un tiempo fueron mis ojos los que formaron riachuelos que afluían en las noches y madrugadas, desapareciendo en tardes y mañanas. Pero incluso esas corrientes saladas se agotaron después de minutos, horas, días, semanas. ¿Para qué iban a seguir? Ya apenas si tu recuerdo se animaba a quedarse a mi lado. Apenas si aparecías en voces, en recuerdos, en pequeñas partículas de otros rostros extraños. Ya ni la lluvia conmueve al lago, ya ni el estrés lo perturba, ya ni la soledad lo acongoja. Porque, aunque me rehúse a confirmarlo, creo que he decidido dejar de extrañarte. Mi todo te quiso y te añoró ya por tanto tiempo, se agotó y encogió en su tristeza de tal manera, que decidió decirse ya no más. ¿Para qué, en todo caso? No hay manera de que el alma soporte por tanto tiempo la lejanía que no es sólo lejanía sino también silencio. Un silencio que absorbió  hasta la más mínima intención de seguir luchando por algo que incluso en sueños era y es imposible. Pero no por eso he dejado de pensarte. Porque aún te pienso, a menudo te veo recorriendo los pasillos que se han vuelto callejones en mi mente, perdido, sin rumbo, porque no tienes qué más hacer allí que existir. Y perdóname que sea así, que la rudeza tinte levemente estas palabras que creía no podrían surgir, pero es que necesito sean así, necesito mantenerme firme en el propósito de sólo verte, de vez en cuando, preguntándome qué será de ti. Yo ya no quiero extrañarte, porque no lo justifica, no lo vale… añorar algo –alguien– que no va a volver. Y entonces las palabras se me vuelven a agotar, a desaparecer de mi mente, a volver a ser parte de aquel lago de donde tal vez no deberían haber salido.

♦♦♦

Y yo que creía que no estaba hecha para escribir disparidades.

Saliendo de finales, quizá pueda seguir subiendo cosas en un futuro relativamente cercano.

Hasta otra lectura, fantasmas de carne y hueso.

-Fernanda.

Etiquetado , , , , , , , , , ,

Ella Escribe #2

Ella quiere encontrar alguien con quien hablar. Alguien con quien pueda dejar su mente volar, libre, sin censura. Quiere hablar, y que le respondan, y que el desinterés no se acerque a su conversación.

Ella quiere que el tiempo transcurra, pero lento. Ella quiere hablar con alguien.

De nimiedades, de alegrías, de tristezas, de verdades. Ella quiere hablar sin cohibición. Sin burlas destructivas carentes de corazón.

Un anhelo, una necesidad… ambos, en realidad. Quiere a alguien a quien pueda hablarle con palabras, con miradas. Quiere a alguien que pueda hablarle con gestos, con sinceros.

Ella quiere hablar… y callar. Hablar en silencio bajo un cielo tintado de naranjas y morados.

Etiquetado , , , , , , , , , , , ,
Anuncios